Celebración eucarística: Domingos a las 11:00h - ¿cómo llegar?

El bautismo

pic12

¿Qué es el Bautismo?

El Bautismo es “un rito de paso”, mucho más antiguo que el cristianismo. Desde su origen ha sido un rito de purificación para acercarse a Dios. En la Biblia el rito se reinterpreta. Así, en el Antiguo Testamento es un rito de purificación y arrepentimiento, y en el Nuevo Testamento es un paso de muerte a vida, así como de pertenencia al pueblo de Dios.

En la tradición cristiana, el Bautismo es uno de los sacramentos fundamentales de la fe. Dejando de lado las diferencias teológicas y de estilo, todas las iglesias cristianas creen que el Bautismo simboliza la incorporación del individuo al cuerpo visible de Cristo, hecho de suma importancia para todos los fieles cristianos de todo el mundo.

El Bautismo contiene una diversidad de significados para las distintas tradiciones cristianas. Algunos de los que encontramos en la Biblia son:

  • Limpieza. El agua simboliza que Jesucristo lava nuestros pecados (Marcos 1, 4).
  • Nuevo nacimiento. Jesús dijo que debemos nacer del agua y del Espíritu para poder entrar en el Reino de Dios (Juan 3, 5).
  • Morir al antiguo estilo de vida y resurgir con Cristo. Cuando una persona es bautizada, el entrar en el agua simboliza el entierro de nuestra antigua forma de ser, y el salir del agua simboliza una nueva vida con nuestro Señor resucitado (Juan 3, 5-8).

También es definido en los documentos de la IERE:

Nuestro Catecismo de Doctrina Cristiana afirma que el «Bautismo es el sacramento en el cual, por la actuación del Espíritu Santo, somos hechos miembros de Cristo»

También nuestra Declaración de Doctrina en el artículo 27 afirma: «El bautismo es no sólo un signo de profesión y nota de distinción con que los cristianos se diferencian de los no cristianos, sino que es también signo de la regeneración: por el cual, como por un instrumento, los que reciben el Bautismo rectamente son ingeridos en la Iglesia, las promesas de remisión de pecados y de nuestra adopción en hijos de Dios por el Espíritu Santo son visiblemente signadas y selladas, la fe es confirmada, y la gracia, por virtud de la invocación divina aumentada»

En otras palabras, somos hechos hijos de Dios por medio de la adopción, y no por el nacimiento natural. El Bautismo facilita la membresía en la Iglesia. Nosotros heredamos las promesas de Dios para tener una vida terrenal plena cuando vivimos el pacto bautismal, y confianza en una vida eterna.

En la Misión de la Trinidad vemos al Bautismo como una señal clara y concreta en la historia de la salvación de cada cristiano, indicadora de nuestra obediencia a los mandamientos de nuestro Señor. Sin embargo, la ejecución mecánica del Bautismo en sí misma no es suficiente; dado que el Bautismo no es una

condición necesaria ni suficiente para la salvación. Es, más bien, un pacto sacramental, un signo externo y visible de una gracia interna y espiritual. En él prometemos, con la ayuda de Dios, obedecer a Jesucristo como nuestro Señor, y educar a nuestros hijos en la fe cristiana.

¿Quién debe bautizarse?

Todos los que por el Espíritu Santo han descubierto a Jesucristo y lo han aceptado como su salvador, que deseen seguirle como discípulos, y no hayan sido bautizados en nombre de la Trinidad.

¿ Debe bautizarse a los bebés?

Mucha gente en la Iglesia Universal cree que los niños no deben ser bautizados, sino que se debe esperar a que sean lo bastante mayores como para decidir por sí mismos, ya que es un compromiso personal con Cristo. Sin embargo, otros creen que es bueno bautizar a los bebés, y coherente con la práctica de la Iglesia.

Para los anglicanos la decisión final recae en los padres, que deben actuar en conciencia. Aunque animamos a todas las familias cristianas que tienen hijos a bautizarlos, incluidos los más jóvenes. Algunas de las razones para hacerlo son:

  1. En la comunidad judía, los hijos varones eran admitidos al pueblo de Dios ceremonialmente por medio de la circuncisión (Génesis 17:10-12).
  2. Los apóstoles equiparan el bautismo a la circuncisión (Hechos 15).
  3. En la iglesia primitiva el Bautismo sustituye y reinterpreta a la circuncisión. Se practica el bautismo de adultos y de familias enteras, tanto judías como gentiles (Hechos 16: 14-33).
  4. Jesús aceptó y bendijo a niños que eran demasiado pequeños para entender quién era, o aceptarle como Mesías (Marcos 10: 13-16).
  5. El bautismo de niños confía en la iniciativa divina para nuestra salvación

Pero, dado que un bebé es incapaz de comprender las promesas del Bautismo, al menos uno de los padres debe expresar un profundo y claro compromiso de educar al niño en la vida de Cristo y en la comunidad de la Iglesia.

¿ Qué sentido tienen los padrinos?

Según la costumbre anglicana, toda la congregación, y especialmente el padrino, se compromete ante los padres, el niño y Dios, a caminar junto al candidato en la fe. A pesar de ser una gran responsabilidad, es también una alegría y honor ser elegido para apadrinar a alguien.

Ser padrino no es un estatus social, sino contraer una seria y solemne responsabilidad para que el niño crezca en la fe y se integre en la vida de la iglesia. Por ello, los padrinos deben ser adultos, y cristianos comprometidos que desean participar

activamente en la dirección y desarrollo espiritual del candidato. De hecho, prometen que van a procurar que su ahijado crezca en la vida y fe cristiana.

Algunas sugerencias prácticas:

Los padrinos pueden ayudar al recién bautizado a ser un discípulo de Jesucristo de diversas maneras.

  • Visitándole y compartiendo con el niño su afecto y fe en Jesucristo, tanto con palabras como acciones.
  • Compartiendo su propio caminarespiritual.
  • Recordando su cumpleaños y aniversario de Bautismo con una carta o llamada telefónica.
  • Ofreciendo su experiencia y consejo frente a los obstáculos y dificultades de ser cristiano en una sociedad secular.

¿Cómo bautizamos en la Iglesia de la Trinidad?

En esta congregación celebramos los bautismos el domingo por la mañana en presencia de toda nuestra comunidad. Eso enfatiza que primordialmente nuestro compromiso con Dios no es algo privado, sino público, y que necesitamos a la comunidad de fe para poder vivir según nuestras promesas bautismales.

No creemos que el Bautismo deba ser tomado a la ligera, como un mero rito social o religioso. De ahí, que, con el fin de prepararse adecuadamente para el sacramento, pidamos a los adultos, los niños mayores y los padres de los niños pequeños que asistan a las clases de preparación para el bautismo que se celebran en las semanas anteriores a la celebración de los mismos.

En la parroquia de la Trinidad se practican ambos métodos de Bautismo: inmersión y aspersión.

  • La aspersión se realiza en la pila bautismal de nuestra Capilla.
  • La inmersión se realiza en un lugar apropiado para esa práctica.

Todos los candidatos pueden optar por cualquiera de los dos métodos, que son completamente apropiados y aceptables. Aunque nosotros, al igual que El Libro de Oración Común y la misma Biblia, preferimos el bautismo por inmersión, porque refleja mejor el simbolismo de muerte al pasado y resurrección a una nueva vida en Jesucristo.

Upcoming Events

view all upcoming events